SIN AZUL NO HAY VERDE

El programa marino de Rewilding Argentina

En 2017, en respuesta a la actual crisis de extinción global y con el objetivo de preservar la vida del planeta, la Fundación Rewilding Argentina creó el Programa de Conservación Marina Sin Azul No Hay Verde (No Blue No Green) destinado a proteger el hábitat del mar patagónico, de sus costas y las especies que allí existen.

Nuestro objetivo es llegar a proteger el 30 % del Mar Argentino para asegurar la conservación y regeneración de sus ecosistemas mediante la creación de una red de áreas protegidas marinas y costeras.

El Mar Argentino es uno de los hábitats marinos de mayor biodiversidad en el mundo y se encuentra en grave peligro. Entre sus más importantes amenazas están la sobrepesca, la contaminación marina y la consecuente extinción de especies.

La necesidad de conservar sus hábitats responde a una urgencia de carácter global.

Martina Sasso
Coordinadora

Creativa publicitaria y directora de cine, estudió también conservación para dedicarse a proteger la biodiversidad frente a la creciente crisis de extinción. En el año 2017 comenzó a trabajar en la Fundación Rewilding Argentina, siendo una de las fundadoras del programa de conservación marina. Junto a un equipo interdisciplinario, lideró la creación de las primeras áreas marinas protegidas en Argentina. Actualmente, el programa marino se dedica a impulsar más áreas de protección marina y costera en el país, y frenar el avance de industrias o desarrollos que dañen los ecosistemas marinos y su funcionalidad.

Futura Área Natural Protegida

PENÍNSULA MITRE

Uno de los últimos lugares prístinos del planeta

Península Mitre

Ecosistemas:

Turbas, mallines y marismas, bosque andino patagónico, bosques de kelp.

Carbono Almacenado:

318,6 millones de toneladas métricas

Valores de conservación destacados:

Especies vulnerables o en peligro de extinción, como el huillín, la ballena jorobada, y el pato vapor austral.

Equipo de coordinación:

Ángeles De La Peña
Sin Azul No Hay Verde

Angie estudió derecho, y antes de trabajar en Sin Azul No Hay Verde, el programa de conservación marina de Rewilding Argentina, trabajó en otra fundación y en la Cámara de Diputados de la Nación. Se unió al equipo para colaborar en el proceso de creación de las dos primeras Áreas Marinas Protegidas, Yaganes y Namuncurá-Banco Burdwood II, aprobadas en diciembre de 2018. Hoy, coordina desde Ushuaia el proyecto para lograr la protección de Península Mitre.

Península Mitre se localiza en el extremo oriental de la Isla Grande de Tierra del Fuego, al sur de Argentina. La superficie que se busca proteger abarca aproximadamente 300 mil hectáreas de tierra y 200 mil hectáreas de mar, incluyendo las aguas circundantes a la Isla de los Estados.

El área ha logrado mantenerse prácticamente intacta, conservando su estado salvaje e indómito. Sus aguas representan la unión de dos océanos, el Pacífico y el Atlántico, que generan un frente productivo en donde habitan, migran y se alimentan distintas especies en estado vulnerable o en peligro de extinción, como el huillín, la ballena jorobada y el pato vapor común.

Además, se encuentran aquí vestigios de la cultura Haush, evidencias de más de 500 naufragios, e infinidad de especies de flora y fauna marina y terrestre.

¿Por qué es urgente proteger Península Mitre?

La protección legal de Península Mitre simboliza un faro de esperanza en el contexto global de crisis climática y de extinción de especies.

Península Mitre es el punto de mayor captura de carbono de Argentina, una característica clave para la mitigación del calentamiento global. ¿Cuál es su secreto? La península contiene la mayor concentración de turberas del país. La turbera es un ecosistema poco conocido, que globalmente almacena más carbono que toda la biomasa de los bosques del Planeta.

Un proyecto, 30 años de historia

La primera campaña de exploración que se realizó en Península Mitre tuvo lugar hace más de 30 años, y en ella se identificó la necesidad de conservar el área. Los diferentes proyectos de ley que fueron presentados han ido transformándose a lo largo del tiempo; sin embargo, todos comparten el mismo espíritu de conservación y la finalidad de designar el lugar como un Área Natural Protegida.

Hasta la actualidad, los valores naturales y los restos arqueológicos hallados allí han logrado preservarse en gran medida. Pero el área enfrenta nuevos desafíos tales como robos, presión de especies exóticas, y, sobre todo, las consecuencias de un modelo económico extractivo que pone en riesgo de pérdida los componentes que convierten este lugar en un área natural única y de excepcional valor para la humanidad.

PARQUES NACIONALES MARINOS YAGANES Y NAMUNCURÁ–BANCO BURDWOOD II

ALEJO IRIGOYEN

Ecosistemas:

Mar epicontinental.

Área combinada:

90.000 km2 / 10.117.000 ha

Valores de conservación destacados:

Extensas áreas marinas casi prístinas, que son fuente de alimento para una gran cantidad de mamíferos marinos y aves, entre ellos la ballena fin, la ballena sei, y el cachalote.

Parques Nacionales Marinos Yaganes y Namuncurá-Banco Burdwood II

Yaganes y Namuncurá-Banco Burdwood II son los primeros parques nacionales marinos creados dentro del Sistema de Áreas Marinas Protegidas de Argentina, en diciembre de 2018.

El Parque Nacional Marino Namuncurá-Banco Burdwood II comprende fondos marinos de 4 mil metros de profundidad y cañones submarinos que contienen abundante biodiversidad. Esta región forma parte de la ruta migratoria de numerosos mamíferos y aves, quienes encuentran aquí una importante fuente de alimento.

El Parque Nacional Marino Yaganes se encuentra mayormente inexplorado, aunque hay evidencia que demuestra la existencia de cañones y montes submarinos con una alta diversidad de especies. Ésta es un área de importancia para la alimentación del cachalote, la ballena sei y la ballena fin, además de ser uno de los últimos ecosistemas prístinos del planeta.

Visitá la página web de Sin Azul No Hay Verde y conocé más acerca del programa de conservación marina de Rewilding Argentina

Visitá la página web de Sin Azul No Hay Verde y conocé más acerca del programa de conservación marina de Rewilding Argentina